Industria química

Cuando hablamos de “industria química” se abre ante nosotros un abanico infinito de posibilidades: producto en polvo, insecticidas granulados o líquidos, sachets conservantes, líquidos desinfectantes, granulados en general, cremas… son solo algunos ejemplos de esta gigantesca sección.

Para estos productos, además de las habituales exigencias de practicidad de envase, diversidad de formatos según necesidades, y otras características comunes a la mayoría de las industrias, cobran especial importancia los aspectos siguientes, que las presentaciones en envasado flexible pueden conseguir más fácilmente:

rallas-empresarial

Productos
en polvo,
insecticidas…

El envasado flexible
es la demostración
palpable que seguridad
y comodidad
no son conceptos
incompatibles.

Hermeticidad, para evitar derrames de producto tóxico, gracias a los sistemas de sellado que garantizan dicha hermeticidad.

Protección total de producto para evitar que la luz u otros agentes puedan dañarlo, gracias a los films multicapa, que ejercen de barrera contra la entrada de estos agentes.

Seguridad adicional para evitar que los niños puedan abrir los sachets (muesca de desgarre especial).

Realización de equipos en ejecuciones especiales que protegen ante el deterioro y reducen el mantenimiento.